Suegra madurita con buen culo follando mientras prepara cupcakes

Mientras mi suegra madurita seguía mamando, me fije de nuevo en sus pechos, bamboleando libres de cualquier opresión. Tenia que follarme esas tetas.

Lola, mi suegra madurita, se había ofrecido amablemente a preparar los cupcakes para la fiesta de los niños. Cuando llegué del súper de comprar los ingredientes y me senté en la cocina a recuperarme del esfuerzo me fijé lo sexy que está con ese delantal. La familia de mi mujer tenia buena genética.

Ella ponía interés en explicarme la receta, pero mi vista se perdía en su escote. Cuando se agachó pude ver un su apetecible culo, y me imaginé follándomelo allí mismo. Me acerqué despacito a ella, la empuje contra la puerta de la nevera. Y susurrándole despacito mientras le arrimaba bien mi polla dura fui venciendo sus reticencias iniciales. Le quité el delantal y metí una de mis manos bajo su vestido. De nuevo surgió un leve intento de resistencia, pero silencie a mi suegra madurita metiéndole la lengua hasta la garganta. Entonces, cuando se agacho para comerme la polla, supe que ya no había marcha atrás. Se metía mi cipote hasta el fondo, provocándose arcadas. Eso hacia que se me pusiese más dura.

Mientras mi suegra madurita seguía mamando, me fije de nuevo en sus pechos, bamboleando libres de cualquier opresión del vestido. Tenia que follarme esas tetas. Y así fue, me estaba masturbando con los pechos que en su día alimentaron a mi mujer y a mi cuñadita. Acto seguido la subí en la encimera, y me puse comerle su madurito coño antes de penetrarla. En un momento se me amontonó la faena, tenia que controlar el ritmo para que no se me saliera la polla de dentro de ella, pues mis manos estaban ocupadas de nuevo sobando sus pechos.

Había guardado para el final, lo mejor, su enorme y redondito culo. Sobre la misma encimera la puse de lado, y se la metí de golpe. Mi suegra madurita me miraba fijamente, en sus ojos se amontonaban las lagrimas, no se si de dolor o de placer. Yo estaba fuera de mi. La levanté y la hice subirse encima mío, necesitaba follarme l más y mas fuerte. La muy puta estaba disfrutándolo más que yo. Hasta que al final no pude aguantarlo más y acabe estallando en su culito.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!