Sex on the City

Llevaba apenas unos meses trabajando en el centro financiero del país y por lo tanto este verano me quedaba sin ir de vacaciones. Mi mujer había cogido a los niños y se había ido al pueblo con sus padres. Así que, un alto ejecutivo en la ciudad con ganas de sexo pronto tarde en encontrar...

Llevaba apenas unos meses trabajando en el centro financiero del país y por lo tanto este verano me quedaba sin ir de vacaciones. Mi mujer había cogido a los niños y se había ido al pueblo con sus padres. Así que, un alto ejecutivo en la ciudad con ganas de sexo pronto tarde en encontrar la manera de satisfacer sus necesidades. La afortunada se llamaba Joana, era más joven que yo, la había conocido en un bar de copas y aunque no lo reconozca, estaba allí porque es una prostituta. Me acompañó a mi apartamento y allí como buena profesional se dedico a comerme la polla. Luego fui yo el que se dedico a jugar con su coño hasta que llego el momento de metérsela. Me estaba poniendo más y más cachondo solo de escuchar como gemía. La deje que marcara ella el ritmo de la follada durante una rato, pero necesitaba sentirme como el macho dominante y pronto tomé yo de nuevo el mando. No pude aguantar mucho más tiempo y acabé corriéndome en su vientre.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!