Se la como al profe de yoga

Llevaba desde el principio de verano babeando por el profe del curso de yoga al que me apunté. El curso tocaba a su fin y se me acababa el tiempo para lanzarme y graduarme con honores. Aquella tarde, cuando la clase había terminado y cuando todos mis compañeros se habían marchado, decidí quera el momento...

Llevaba desde el principio de verano babeando por el profe del curso de yoga al que me apunté. El curso tocaba a su fin y se me acababa el tiempo para lanzarme y graduarme con honores. Aquella tarde, cuando la clase había terminado y cuando todos mis compañeros se habían marchado, decidí quera el momento. Allí estaba él, meditando en la posición del loto. Me senté a su lado, y esperé a que notase mi presencia y abriese los ojos. Cuando por fin lo hizo, mi corazón iba a mil, ya no había marcha atrás. Le conté cual era mi problema, mientras notaba que mi coñito poco a poco se iba humedeciendo. Él, con su tono de voz habitual, grave y pausado, me contesto que se encontraba en un plano espiritual superior, y que hacia tiempo que había abandonado los placeres terrenales. A mi todo eso me sonaba a palabrería rara, y lo que hice fue lanzarme a comerle la boca. Cuando sus labios se separaron de los míos, me cogió de la mano y me llevo dentro de la casa. Nada más desnudarnos me puse a comerle la polla y el entre gemidos me suplico que parase, que lo que quería era metérmela hasta el fondo. No tardo en incrustar su mástil en mi coño y yo no podía reprimir los gritos de placer.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!