Saciando a la hija de mi pareja

Esta mañana cuando he llegado a casa después de toda la noche trabajando, mi pareja no estaba en casa. Después de lamentarme porque no iba a poder saciar mis enormes ganas de echar un buen polvo he descubierto que la que estaba en casa era su hija, que es igual de puta que su madre...

Esta mañana cuando he llegado a casa después de toda la noche trabajando, mi pareja no estaba en casa. Después de lamentarme porque no iba a poder saciar mis enormes ganas de echar un buen polvo he descubierto que la que estaba en casa era su hija, que es igual de puta que su madre. La muy zorra estaba calentando por teléfono a su novio, el pobre muchacho se habrá ido con un calentón a clase que iría haciendo surco con la polla de camino a la universidad. Y digo esto, porque a mi también me estaba poniendo burro.

Cuando he ido a decir que ya estaba en casa la muy guarra se ha puesto a comerme la boca, a lo que yo no me he podido resistir y me he lanzado a hacerle todas las guarderías que mi mente perversa era capaz de idear. He empezado a comerle primero el culito, que por cierto lo tenia tan dilatado que parecía una boca de metro, y después el coñito. Un coñito joven, suave y sabroso, que no he podido disfrutar tanto como hubiese querido porque enseguida se ha lanzado a comerme la polla. Después de follarme su boca hasta provocarle arcadas, ha llegado la hora tan esperada de que mi polla taladrase su vagina de dieciocho añitos. Pero la tía estaba obsesionada con llevarse mi polla a la boca. Al final tras clamar sus ansias ha dejado que se la metiera por el culo después de prometerle que me guardaba el final apoteósico solo para su boquita.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!