Rubia con buenas tetas enculada después de una cena

Me invitan a una cena y cuando todos se vana dormir enculo a una rubia con buenas tetas hermana de mi amiga. Con sus gemidos despertó a los anfitriones.

Me llamó Ernesto, y lo que os voy a contar sucedió después de una cena en casa de mi amiga Erika. Erika y su novio habían organizado una cena especial con todos los amigos y compañeros de trabajo. Cuando terminó, en la cocina solo estábamos la hermana de Erika y yo. Todos los demás se habían marchado y los dueños de la casa dormían. Su mirada lasciva bastó para que allí mismo, en mitad de los restos de la cena esta rubia con buenas tetas fuese enculada.

Su boca sabia a alcohol, así que pronto baje a lamer sus tetas. La estaba ayudando a desnudarse, cuando de repente se arrodilló me sacó la polla y se la metió en la boca. Con mi mano sujetaba su cabeza mientas me follaba la boca de aquella rubia con buenas tetas. Cuando empezó a sentir nauseas se la saqué y se puso a masturbarme con sus enormes pechos. Me estaba matando de gusto. Después de estar otro ratito mamándomela, con la polla bien ensalivada, la subir encima de unos taburetes que había por allí. Le bajé las bragas y con un par de deditos fui tanteando el terreno antes de meterle mi polla bien dura. Entre los efectos del alcohol y mi obsesión por el busto de aquella rubia con buenas tetas, casi la acabo tirando al suelo en cada golpe de cadera. Así que mejor, la hice levantar, volvió a sacarle brillo a mi sable con su boquita, y esta vez fue ella la que se subió encima mío mientras yo poquito a poco se la iba metiendo por el culo. Seguro que con sus gemidos despertó a los anfitriones, pero nada iba podía evitar que le soltara aquella corrida a la rubia con buenas tetas hermana de mi amiga.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!