Quemando calorías

Una de las razones por la que alquilé el piso en el que vivo es porque tiene un gimnasio en las zonas comunes a disponibilidad de los vecinos. Pero pronto me he dado cuenta que es muy aburrido hacer ejercicio solo. La otra mañana cunado estaba a punto de tirar la toalla e ir a...

Una de las razones por la que alquilé el piso en el que vivo es porque tiene un gimnasio en las zonas comunes a disponibilidad de los vecinos. Pero pronto me he dado cuenta que es muy aburrido hacer ejercicio solo. La otra mañana cunado estaba a punto de tirar la toalla e ir a darme un baño en la piscina de la comunidad apareció una alegra vecinita dispuesta a largarme la existencia. Me lanzó un par de indirectas que no entendí hasta que estuve apunto de entrar en la ducha. Volví corriendo y comprobé lo que la chica se dejaba hacer. Empecé comiéndole el coño mientras ella hacia estiramientos hasta llegar a comerme la polla. La follé encima del banco de abdominales. Me volvió a comer la polla, la volví a penetrar. Luego follamos de pie. No nos quedó aparato ni postura que probar. La situación había cambiado radicalmente, ahora el gimnasio de la comunidad volvía a molar.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!