Pillo masturbándose a una amiga asiática junto a la piscina

En el momento en la que la pillo masturbándose, ella no advierte mi presencia. Esta muy ocupada metiendo y sacando un dildo de buen calibre de su coño.

Mi mujer había invitado a pasar unos días en casa a una amiga que conoció en un viaje a Tailandia, pero no me había avisado cuando llegaba. La sorpresa me la lleve el otro día cuando al llegar de trabajo la pillo masturbándose en el sofá del salón, junto a la piscina. Allí estaba ella, con las piernas bien abiertas sobándose la raja. La muy guarra había encontrado el sitio donde mi mujer y yo guardamos los juguetes sexuales y se estaba metiendo uno de nuestros dildos.

Me acerqué con sigilo y empecé a acariciarle una de sus piernas por la parte interior del muslo. Ella seguía masturbándose con los ojos cerrados y seguía ignorándome mientas gemía como una loca. Después de mucho rato consigo que se olvide del falo de juguete y me deja que le coma el coñito. Pero en cuanto me separo de ella para quitarme la ropa su mano enseguida vuelve a las andadas. No es a la primera amiga de mi mujer a la que pillo masturbándose, pero si que es la única que me deja unirme a la fiesta. Ya desnudos los dos, le meto mi polla mientras ella sigue acariciándose el clítoris. A esta chica al final le va a salir un callo en la mano. Al subirse encima de mi parece olvidarse de su adición onanista y empieza a cabalgar al ritmo que va marcando mi cadera. Cuando intento relajan un poco el ritmo de la follada, se saca mi polla de dentro y se la lleva a la boca. Se la mete hasta el fondo mientras la estrangula con las manos. Y antes de que consiga que me corra en su boca, la pongo a cuatro patas y la enculo hasta que noto la leche escapar de mis pelotas y le suelto la corrida en la cara.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!