Perdiendo la cabeza con mi hermana

No se que me pasó aquel día, nuestros padres estaban de vacaciones, yo llegue a casa y mi hermana estaba cambiando las cortinas. Nunca me había atraído sexualmente, era mi hermana, pero ese día era diferente. Me acerque a la escalera y mientras hablamos empecé a acariciarla. Antes de que me diese cuenta ya estábamos...

No se que me pasó aquel día, nuestros padres estaban de vacaciones, yo llegue a casa y mi hermana estaba cambiando las cortinas. Nunca me había atraído sexualmente, era mi hermana, pero ese día era diferente. Me acerque a la escalera y mientras hablamos empecé a acariciarla. Antes de que me diese cuenta ya estábamos besándonos en el sofá y mi mano estaba dentro de sus pantaloncillos. Ella empezó a gemir y yo le fui quitando la ropa. No pude resistirme a probar el sabor de ese coñito ni de esas tetas, mientras, ella se dejaba hacer. Menuda sorpresa descubrí, llevaba uno de sus juguetitos metido en el culo. Empecé a jugar con él y mi hermana me pidió que utilizase también los otros que guardaba en su habitación. Después de un rato, decidí que era mejor dejar el plástico a un lado y que mi hermana probase la polla que se gasta su hermano. ¡Que placer me provocaba su esfínter contrayéndose contra mi polla mientras me corría!

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!