Papi me ayuda con los deberes

Hoy había llegado a casa después de la universidad hastiada por tener que hacerme cargo de las tareas del hogar después de que mi madre nos abandonara a mi padre y a mi hace tres años. Des de entonces me había convertido en la nueva mujer de mi padre, con la única salvedad del sexo...

Hoy había llegado a casa después de la universidad hastiada por tener que hacerme cargo de las tareas del hogar después de que mi madre nos abandonara a mi padre y a mi hace tres años. Des de entonces me había convertido en la nueva mujer de mi padre, con la única salvedad del sexo. Excepción que en mis sueños húmedos no se cumplía, ya que llevaba tiempo deseando a mi padre.

Hoy se ha puesto a hacer el tonto con una vieja videocámara y yo he decido dejar de insinuarme e incitarlo a que me tomara allí mismo, encima de la mesa de la cocina. Mientras el grababa, yo he ido quitándome la ropa, he dejado mis tetitas al aire y he comenzado a pasarme un dedito entre las braguitas. Él seguía grabando sin decir nada, pero podía notar como su respiración se iba acelerando. Cuando se ha acercado para grabarme un primer plano, he cogido su pene, duro como una roca, y he empezado a comérmelo. Cuando, por fin, ha soltado la videocámara mis braguitas has desaparecido y me he girado para que el pudiese metérmela bien. Ha estado un ratito follándome de pie hasta que por fin se ha subido a la mesa conmigo. Mi padre hoy, de una vez por todas, me ha hecho suya.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!