Nos regalaron una polla para nuestro cumpleaños

Estuvimos manoseándonos un rato. No se que me excito más, si el vuelto que se le notaba a él debajo del pantalón o las turgentes tetas a mi amiga.


Entre todas han contratado a un chico para que nos lo follemos.

El día y la hora acordada, acudimos al hotel mas cutre y barato de la ciudad, y él no tardó en aparecer. Entramos en la habitación que teníamos reservada. La verdad es que las dos estamos un poco nerviosas, no era el primer chico con el que íbamos a estar, pero si que iba a ser nuestro primer tío.

Para romper un poco el hielo, estuvimos manoseándonos un rato entre los tres por encima de la ropa. No se que me excito más, si el vuelto que se le notaba a él debajo del pantalón o las turgentes tetas a mi amiga.

Él chico decidió que había llegado el momento de llegar un poco más lejos, sacándole la camiseta a mi amiga. Ella no se quedo corta, y mientras yo la ayudaba a desnudarse, le sacó la polla al tío y se la metió en la boca.

Mi amiga mamaba mientras yo lo besaba a él y él me sobaba el culo por encima de la faldita. Cunado le disputé el falo a mi amiga ella ocupo mi lugar, y a él se le terminó de poner dura en la boca. Nuestras lenguas no paraban de cruzarse mientras recorríamos nuestros cuerpos. Y cuando mi amiga estaba distraída cabalgando al chico, yo me deleité sobando los pechos y lamiendo los pezones de mi amiga.

Cuando llegó al ahora de que me follará a mi, me puse a cuatro patas sobre mi amiga. Y mientras él me estaba empalando, yo me dejaba caer con todo mi peso sobre mi amiga. Pronto ella se zafó de mi, pero yo no pude evitar dejar de acariciarla mientras la polla que nos habían regalado para nuestro cumpleaños nos iba follando alternativamente.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!