Nos follamos a la traductora en plena reunión de trabajo

Pocas reuniones de trabajo se desarrollan de forma gratificante. Sellando acuerdos con una buena corrida sobre la cara de la joven que hace de intérprete.

Todo aquel que ha mantenido una reunión de trabajo que ha requerido la presencia de una traductora sabe lo incomoda y poco productiva que acaba siendo la situación. Si añadimos que la traductora esta como un tren y viste de forma provocativa, la conversación termina siendo un dialogo de besugos donde las partes no pueden apartar la vista del imponente busto de la chica. Entonces ella se da cuenta, y con una risa pícara interrumpe su trabajo y se escurre bajo la mesa de reuniones. Una fuerte presión en mi entrepierna envuelve mi erecta polla sobre el pantalón del traje. No puedo evitar poner cara de sorpresa. La reacción de mi interlocutor es exactamente la misma. De repente escuchamos dos cremalleras abrirse y noto como una mano busca dentro de mi bragueta.

Sin necesidad de posibilidad palabra alguna, pues nuestra interprete estaba ocupada haciéndonos una felación. El otro hombre y yo hacemos a una lado la mesa. Agarramos a la chica y la llevamos en volandas hasta un sofá cercano. No arrancamos el traje de negocios mientras ella termina de desnudarse y en cuestión de segundos tiene dos pollas follándole la boca.

La chica traga y nos masturba como si le fuese la vida en ello. Aguanta las arcadas cuando nuestras pollas penetran hasta el fondo de la garganta y nos impone un ritmo que a duras penas mi colega y yo podemos seguir.

Le quitamos las braguitas y descubro un nuevo agujero donde introducirle mi palpitante trozo de carne mientras ella continua mamando la polla a la tercera parte de este trio. Su culo apretadito se traga mi polla sin necesidad de lubricación. En un primer momento tiene que sacarse la polla de la boca para dejar escapar algún gritito de dolor. Pero en cuanto se acostumbra a mi presencia dentro de su esfínter vuele a sus tareas felatorías.

SU coñito rasurado y suave recibe con la misma facilidad a mi polla. Y abriéndola bien de piernas me la follo mientras mi compañero me suplica con la mirada que le deje probarlo. Cambiamos de postura. Y ahora es él el que se folla su culito. Sin sacársela, ella se sienta sobre mi polla ensartándosela hasta el fondo. En esta doble penetración puedo sentir la presión ejercida por el falo de otro hombre en el interior de mi secretaria. Nuestras embestidas se acompasan y ella no para de gemir.

He de reconocer que pocas reuniones de trabajo se desarrollan de forma tan gratificante. Sellando nuestros acuerdos con una buena corrida sobre la cara de la joven que en esta ocasión le ha tocado hacer de intérprete.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!