Necesitaba que alguien me enculara

Aquella mañana me había levantado con ganas de que alguien me la metiera por le culo. Me puse el vestido más provocativo que tenia, la gabardina rojo pasión y decidí salir de caza mientras iba a comprar el pan. Cuando volvía de la panadería, desesperada por no haber encontrado a nadie que satisficiera mis necesidades...

Aquella mañana me había levantado con ganas de que alguien me la metiera por le culo. Me puse el vestido más provocativo que tenia, la gabardina rojo pasión y decidí salir de caza mientras iba a comprar el pan.

Cuando volvía de la panadería, desesperada por no haber encontrado a nadie que satisficiera mis necesidades, me crucé con un hombre que presentaba un considerable estado de embriaguez. Al pasar junto a él, me dije que si se giraba me lo llevaba a casa, no es que fuese una maravilla pero por lo menos esperaba que pudiese apagar el fuego que tenia en mi interior. Y así fue, no solo se giró sino que hasta intento lanzarme un piropo, pero no entendí nada. Lo cogí del brazo y lo lleve a rastras hasta mi casa.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!