Mi vida sexual con la vecina

Me mola mi vecina. Desde que era un adolescente pajillero, esperaba con ansia las tardes de verano en la que salía a la terraza del chalet a tomar el sol en topless. Aurora es una señora en toda regla, mujer de un notario de la capital, gordo, bajito y calvo. Pasa largas temporadas sola en...

Me mola mi vecina. Desde que era un adolescente pajillero, esperaba con ansia las tardes de verano en la que salía a la terraza del chalet a tomar el sol en topless. Aurora es una señora en toda regla, mujer de un notario de la capital, gordo, bajito y calvo. Pasa largas temporadas sola en la casa de al lado de mis padres, donde su marido solo viene en vacaciones.

Una tarde, mientras observaba desde la venta de mi habitación como se untaba todo su cuerpo con protector solar, se quedo mirando fijamente en dirección hacia mi y me hizo un gesto para que bajara al jardín. Una vez allí me pidió que le untara la crema en la espalda, pues no llegaba y estaba sola en casa. Salté la vaya y le quité el bote de las manos, mientras recorría con mis manos todo su cuerpo noté como su piel para la edad que tenia era suave y estaba bien cuidada. Poco a poco fui perdiendo la vergüenza y empecé a recorrer otras partes de su cuerpo, ella se giró bruscamente y yo me asusté. Pero me dijo, que llevaba semanas observando como la espiaba. Y mientras me decía todo esto metía su mano por dentro de mi bañador.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!