Mis primeras pajas me las empecé a hacer pensando en mi vecina, con los años cada vez me ha ido poniendo más cachondo, es una cuarentona de buen ver con unas buenas tetas y buen cuerpo para su edad. Nunca habíamos pasado del típico saludo, pero últimamente, desde que se había separado la notaba más cariñosa y empezaba a darme conversación.

Este sábado pasado, coincidí con ella en el ascensor y no puede evitar mirarle el escote varias veces, esas tetas gordas y maduras me vuelven loco. Ella se dio cuenta. Picarona me preguntó si le podía ayudar con un problema que tenía con el descodificador de la televisión. Me dijo que no estaba su hijo, que había salido a pasar el fin de semana con su padre y se veía sola y sin tele. Yo le contesté que no había problema, que en cuanto dejase la compra me pasaría por su casa a pegarle un ojo al trasto.

79825
Maduras
Tetas grandes
Madres

Videos relacionados: