Hace seis años tuve un terrible accidente de moto. Después de dos semanas en coma, desperté pero no podía mover ni un musculo de mi cuerpo. Mi familia pasó de mi, y la única persona que se preocupaba por mi situación era una enfermera del turno de noche.

Cada noche, a eso de las diez y cuarto, entraba en mi habitación, la cual compartía con un abuelo que estaba bajo sedación, yo la esperaba para que me diese la medicación y las últimas atenciones antes de irme a dormir. Cuando hacía acto de presencia el corazón me iba a mil por hora, el olor que desprendía me provoca una terrible excitación. Era una persona muy atenta y cariñosa, tenia un cuerpo de infarto, y yo era un joven en plena efervescencia sexual. Rara era la noche en que mi fisiología no la despedía con una tremenda erección. Ella pasaba la mano sobre el bulto que mi polla hacia en la sabanas y se marchaba dándome las buenas noches entre risitas.

Desde entonces, a todas mis novias las he hecho vestir de enfermera.

88835
Latinas
Sexo anal
Mamadas

Videos relacionados: