Mi hermanita no me deja trabajar

Era domingo por la mañana, mis padres no estaban y yo tenía que terminar una informe para entregar el lunes en el trabajo, pero la guarra de mi hermana parecía tener otros planes. Los primero días del otoño todavía eran calurosos y yo iba, como en verano, en ropa interior por casa. Había notado últimamente...

Era domingo por la mañana, mis padres no estaban y yo tenía que terminar una informe para entregar el lunes en el trabajo, pero la guarra de mi hermana parecía tener otros planes.

Los primero días del otoño todavía eran calurosos y yo iba, como en verano, en ropa interior por casa. Había notado últimamente que cada vez que me cruzaba con mi hermana por el pasillo me devoraba con la vista, por mi parte, empecé a darme cuenta de que ya no era la adolescente malcriada de los últimos años, sino toda una mujer. La situación empezó a darme morbo, pero no fue hasta aquella mañana cuando se desató la pasión.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!