Mi amiga se cuela en mi cada para que la encule

Cuando desperté ella estaba en mi habitación. Hacia unos días que la conocía, era mi nueva vecina, y según ella se había colado en mi casa porque quería follar conmigo.

Cuando desperté ella estaba en mi habitación. No se como había entrado pero lo había hecho. Hacia unos días que la conocía, era mi nueva vecina, y según ella se había colado en mi casa porque quería follar conmigo.

Las palabras de mi amiga se sumaron a la trempera mañanera que tenía, y ella podía notar perfectamente mi polla formando una tienda de campaña debajo de las sabanas. Nos besamos y en cuestión de segundos los dos estábamos desnudos en mi cama.

Mi vecina estaba un rato bueno, tenia una tetas redonditas de tamaño perfecto, un coñito depilado que no me pude resistir a saborear y una culito que no iba a salir de la habitación sin habérmelo follado. Ella chupaba el falo que en los últimos días había sido objeto de sus más sucios y húmedos deseos, proporcionando la lubricación justa para que cuando lo apoyase a la entrada de su dilatado culito se colara en su interior sin ejercer presión alguna. Debía estar acostumbrada a que la enculases, ningún quejido salía de su boquita, ni mi polla encontraba resistencia con las embestidas. Que mejor manera hay de empezar el día que con una buena follada.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!