Menos piropos y más follar

Todos los días pasaba por delante de la misma obra para ir a trabajar. Uno de esos días, harta de escuchar siempre los mismo piropos rancios y de otra época, les dije a los obreros que si eran hombres lo demostraran. El primero en perder la vergüenza dejo claro que sabia como se come un...

Todos los días pasaba por delante de la misma obra para ir a trabajar. Uno de esos días, harta de escuchar siempre los mismo piropos rancios y de otra época, les dije a los obreros que si eran hombres lo demostraran. El primero en perder la vergüenza dejo claro que sabia como se come un coño. Como premio lo dejé que me follara y le hice una buena mamada. El segundo, más cortado solo fue capaz de sacarse la polla y dejar que se la mamara mientras su compañero me follaba.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!