Me follo a mi suegra en un descanso del trabajo

Me follo a mi suegra en un descanso del trabajo. En ese momento deja lo que está haciendo y se apresura a sacarme la polla por la bragueta.

Cuando mi mujer propuso que trabajase en la oficina de su madre seguro que imaginaba que me follo a mi suegra en los descansos del trabajo. El sexo con ella es totalmente diferente que con mi mujer. Es una persona experimentada, madura, que sabe lo que quiere y que también sabe complacer a los demás.

El ritual siempre es el mismo. Me acerco por detrás de ella a la hora del café. Ella finge que está trabajando duro. En ese momento deja lo que está haciendo y se apresura a sacarme la polla por la bragueta del pantalón. Mi polla aun está algo flácida, pero en su boca no tarde en alcanzar su máximo esplendor.

Ella mama y masturba mientras nos vamos desnudando. Luego, yo la siento sobre la silla del escritorio y empujándola hacia atrás me arrodillo para saborear su coñito madurito. Ella con sus manos va dirigiendo los movimientos de mi cabeza. Y cuando me canso de que me de ordenes, me levanto, me pongo el preservativo, y en la misma posición se la voy metiendo. Primero despacito y luego voy acelerando el ritmo. Ella no para de gemir, ya no puede articular ni una sola palabra. Solo me puede suplicar que pare, para que sea yo el que se siente en la silla y ella la que se suba encima mío a cabalgarme.

Sus movimientos son enérgicos a pesar de su edad. Y no tardamos en buscar más comodidad en el suelo donde ella se sigue moviendo encima de mi. De repente, se levanta y se deja caer con todas su peso. Mi polla entra de golpe dentro de ella, pero esta vez por su culito. Culito que no paro de follarme, cuando la pongo a cuatro patas, nada más que para correrme en su cara.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!