Tres años me ha costado, tres años suspirando por los pasillos cada vez que me cruzaba con ella, sin saber que decir cada vez que tenia oportunidad de hablar con ella. Pero por fin, una vez acabada nuestra etapa en el instituto he conseguido meterla en mi cama.

Estela es la chica con la que todo postadolescente sueña con follarse, una buenas tetas, un buen culito y una boquita con la que he descubierto que sabe hacer maravillas.

Fue este verano, después de una noche de marcha en el mes de agosto, mis amigos y yo nos cruzamos con ella y sus amigas. Yo no había bebido prácticamente, pero ella si que iba bastante afectada por el alcohol. Nos pusimos a hablar y ella me dijo que estaba dispuesta a darme algo con lo que llevaba soñando desde que la conocí. Poco a poco fuimos separándonos del grupo de forma que no notasen nuestra ausencia, hasta que por fin llegamos a mi casa. Los pantalones vaqueros me estaban matando, y mientras subíamos en el ascensor le hice notar a ella el motivo, ella metió la mano debajo del pantalón y estuvo amasando mis huevos durante los seis pisos que tuvimos que subir. Cuando cerramos la puerta no pude mas y comencé quitarme la ropa, la cogí en brazos y la deje caer sobre mi cama. Sin dejarle tiempo a que se desnudase, le estuve lamiendo su tripita mientras le tocaba las tetas y le arrancaba las bragas.

65770
Amateur
Jovencitas
Tetas grandes

Videos relacionados: