Masturbándose con un vibrador en una habitacion con vistas

A Julia le encanta realizar viajes de placer, siempre y cuando, tenga la posibilidad de relajarse des pues de un duro día masturbándose con un vibrador.

EL hotel en el que se alojaba en esta ocasión era una bonita casa rural con vistas a un valle y un lago al fondo, detrás de las montañas. Julia se siente poderosa, dominando aquellas vistas. Y eso la excita. Empieza a quitare la ropita que acaba de ponerse tras una ducha, sintiendo aun su piel húmeda. Masajea sus pechos perfectos y redonditos, pellizcando suavemente sus pezoncitos. Deja caer la falda al suelo, y un escalofrió recorre todo su cuerpo desde su coñito hasta la nuca. El calor de su sexo contrasta con el frio que hay tras los cristales, y se reconforta acariciándose el clítoris con un dedito mientras recoge el vibrador de la mesita. Antes de empezar masturbándose con un vibrador, le gusta extender bien un poquito de lubricante, aunque estaba vez esta tan húmeda que prescinde de ello.

Este vibrador lo compró antes de salir de casa en un sex-shop online. Y estaba deseando relajarse un poco para poder estrenarlo. Una vez puestas las pilas y bien abierta de piernas, ha indo introduciéndoselo a la vez que ponía los ojos en blanco de placer. Se ha puesto a gemir como una loca mientras apretaba todo su cuerpo contra la cama. Poco a tardado en tener convulsiones masturbándose con un vibrador, y llegar a un orgasmo apoteósico. Una vez liberada de tensiones provocadas pro el estrés del viaje, poco a poco se ha ido relajando en aquella habitación con vistas hasta quedarse profundamente dómida. Soñando que en aquel viaje conocía, por fin, a su príncipe azul, Para no tener que seguir masturbándose con un vibrador.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!