Mami, yo se lo que tiene el negro

Que bien que me lo paso con Armando cuando viene a visitarme, para mi, ese día se convierte en un día de fiesta. Y, afortunadamente, viene a visitarme muy a menudo. Me gusta esperarlo desnuda en el jardín, tomando el sol. Que me sorprenda con su lengua en mi coño mientras yo me hago aparentemente...

Que bien que me lo paso con Armando cuando viene a visitarme, para mi, ese día se convierte en un día de fiesta. Y, afortunadamente, viene a visitarme muy a menudo. Me gusta esperarlo desnuda en el jardín, tomando el sol. Que me sorprenda con su lengua en mi coño mientras yo me hago aparentemente la dormida. Empiezo a gemir, mi respiración se acelera y el sigue concentrado en su trabajo.

Después le toca a él, se tumba bocarriba y yo me dedico a chupar su falo. Me gusta probar hasta donde soy capaz de metérmela. Ese momento es como un títere en mis manos, yo controlo su voluntad y entonces es cunado decido que ha llegado la hora de que me la meta. Me pongo de rodillas y el poco a poco la va metiendo por la puerta de atrás. Mientras va acelerando yo me masturbo, hasta que el ritmo es tan fuerte que casi pierdo el conocimiento.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!