Madurita con las tetas grandes follando duro

Mi vecina del primero es un señora mayor con quien cuando mi mujer va a llevar a los niños al colegio casi siempre acabo follando duro.

Esta mañana, sin ir más lejos, tenia pensado hacerle una visita antes de irme a trabajar. Me le levantado, me he dado una ducha rápida, he dejado el desayuno preparado para mi mujer y los niños, y he salido de casa fingiendo ir al curro. No quiero ni pensar lo que me haría mi mujer si me pilla follando duro a la vecina del primero.

Cuando he llamado a su puerta, me ha abierto vestida con un camisón de seda, restregándose los ojos con las manos y dejando escapar algún bostezo. Se me ha escapado una sonrisa cuando he visto sus prominentes tetas debajo del camisón. Hemos ido directos al salón y allí ha empezado a hacer una especie de baile sensual. Pero yo solo podía pensar en sus enormes tetas y en los dos follando duro.

Una vez desnuda, se ha lanzado a comerme la polla con su madurita boca, Luego he sido yo el que ha empezado a restregar mi lengua por su vagina, para terminar follando duro sobre el sofá. Mientras escuchaba de fondo el ruido del ascensor, no he podido evitar pensar que era mi mujer llevando los niños al cole. Lo que ha provocado que acabase corriéndome abundantemente, dejándola extenuada mientras buscaba mi ropa.

De camino al trabajo no podía quitarme dela cabeza la fantasía que tenia previsto cumplir en un futuro, espero no muy lejano, hacer un trio con mi mujer y la señora del primero. Otro día que llegaba tarde al trabajo.

Topics:

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!