Madura follando en la consulta del Doctor Ross

Su clínica era conocida por toda mujer madura. Los tratamientos aplicados conseguian vagina digna de una actriz porno o unos pechos suaves y turgentes

El Doctor Ross era famoso en la ciudad, y su clínica era conocida por toda mujer madura que se precie. Los tratamientos aplicados, permitían a las pacientes salir de la consulta con una vagina digna de una actriz porno o unos pechos suaves y turgentes que cualquier hombre estaría dispuesto a sobar.

La paciente de hoy se llama, Manoli, es una madura ama de casa, y esta preocupada porque piensa que ha dejado de ser atractiva para su marido. Después de una exhaustiva entrevista el Doctor Ross le ha pedido que se sentara sobre la mesa del escritorio y se abriese de piernas para poder examinarla bien. Ya de rodillas, ha decidido comenzar inmediatamente el tratamiento y se ha puesto a comerle el coño como se espera de un profesional de su valía.

Los suspiros de la mujer indicaban que el tratamiento, que el Doctor aplicaba con su lengua sobre su clítoris, estaba siendo todo un éxito. Ya más relajada, ha decidido dejar al aire sus pechos de mujer madura para que el doctor pudiera proceder a su exploración. Él, por el contrario, ha preferido extender el tratamiento hasta el terso culito de la mujer dejándolo bien lubricado para fases posteriores.

A continuación y para eliminar los efectos que la edad provoca en una mujer madura, el Doctor le ha pedido a Manoli que le chupara la polla, mientras él se bajaba los pantalones. El objetivo no era otro que actuar sobre el código de barras que forman las arrugas sobre el labio superior. Manoli, entusiasmada, se ha metido la polla hasta el fondo de su garganta, y cuando ha notado los testículos del Doctor chocar con su barbilla ha comenzado una suave mamada.

Sentado sobre el sofá, le ha pedido que se subiera encima de su polla, y cabalgase como si fuese una amazona. El bote de sus pechos contrarrestaría el efecto de la gravedad durante años, y su vagina se contraería, pareciendo un virginal coñito. Por último, tras penetrarla analmente, el doctor se ha corrido sobre los pechos de esta madura para que su leche le hidratara la piel.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!