Lesbianas follando despues de la clase de aquagym

Desde siempre me han dado un morbo especial ver a dos lesbianas mientras follan. Aunque mi chica era bisexual, esa noche eran dos lesbianas dándose placer.

Mi chica, con la que llevo un par de años saliendo, es bisexual. Cuando la conocí acaba de salir de una relación con otra mujer, de la cual salió muy escarmentada. Por eso cuando me pidió permiso para cumplir su fantasía el día de San Valentín no le puse ningún objeción. Bueno, en realidad solo una, que lo grabase en video para mi.

La verdad es que ella lo tenia todo preparado. Yo pensaba que iría a algún bar de ambiente a buscar algún rollo de una noche con la que saciar su necesidad de montárselo con otra mujer. Pero no, resulta que llevaba meses asistiendo a clases de aquagym en la piscina del polideportivo del barrio. Y había conocido a una chica que todo indicaba, por esa extraña facilidad que tienen las lesbianas para identificarse entre ellas, que le molaba.

Todo estaba preparado, yo esa noche dormiría en casa de mis padres con cualquier escusa antes de dejarle a mi novia todo preparado para que grabara ese video erótico para mi. Cuando llegaron del polideportivo, sin demorarse mucho, se fueron directamente al dormitorio, donde sobre nuestra cama empezaron a morrearse y a sobarse la una a la otra. Poco a poco fueron quitándose la ropa. Mi chica lamia los pezones de su amiga y de vez en cuando los pellizcaba con sus dientes. La otra chica, que era la primera relación lésbica que tenia, parecía un poco cortada. Lo que aprovecho mi pareja para llevar la voz cantante. Poco a poco fue recorriendo todo su cuerpo con la lengua hasta llegar al clítoris. Ya se había dedicado a estimularlo con sus deditos, pero cuando la desconocida para mi sintió la lengua de mi novia se estremeció. Mientras mi novia seguía comiéndole el coño ella se pellizcaba sus pezones, estaba claro que era su principal punto erógeno. De repente su respiración se empezó a acelerar hasta que se corrió entre interminables jadeos.

Mi novia, dejo que recuperara el aliento antes de volver a comerle la boca. Pero la otra, tenia claro que ahora le tocaba darle placer a mi novia. Con el culito en pompa, le metió simultáneamente los dedos de una mano por le culito mientras con la otra le masajeaba el clítoris. Mi chica, con la cabeza sobre la almohada intentaba, intentaba reprimir los gemidos, pero no pudo evitar que su cuerpo temblase cuando se corrió. Ahora solo me faltaba convencerlas para que me dejasen participar a mi en sus juegos.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!