Lesbiana consolando a su compañera de piso

Todo el mundo piensa que es lesbiana, y ella decide comprobarlo comiendole el coño a asu compañera de piso. Si salía del armario las cosas cambiarían.

Mi compañera de piso llevaba unas semanas apagada y taciturna. Cuando le pregunté el motivo, me dijo que en la facultad se había corrido el rumor de que al compartir piso con una lesbiana, a ella también le gustaban las mujeres. Y ¿bien?, ¿te gustan las mujeres?, le pregunté. No podría contestarte porque nunca lo he probado, me dijo. En ese momento me dio un vuelco el corazón, noté como mis braguitas se humedecían y traté de encontrar el valor suficiente para aprovechar aquella oportunidad.

Empecé acariciándole las piernas, tumbada en la cama como estaba. Yo esperaba cualquier reacción de desaprobación para retirarme. Pero ante su pasividad poco a poco fui subiendo, hasta que nuestras quedaron a la misma altura y me lancé a darle un beso. Ella apretó la piernas sobre mi cintura para no dejarme escapar. Le fui tocando los pechos por encima del jersey, y fue ella la que se lo levantó dejando las tetas ala aire. Para ser su estreno como lesbiana he de decir que el estaba echando ganas.

Le fui acariciando el culito, hasta que echándole a un lado el hilo del tanga empecé a acariciarle su coñito depilado. Ella gemía de placer mientas mis deditos la penetraban y mi lengua jugaba con sus clítoris. Seguía buscando desesperadamente mi boca, pero yo me resistía. La lesbiana era yo y ella era mi juguetito aquella tarde. Si después decida salir del armario las cosas cambiarían.

Por fin la deje que probara su primer coño. Podría pasarme la vida amorrada aquí, me dijo. Primero y dedo y luego otro empezó a masturbarme como yo lo había hecho antes con ella y no pude evitar que se me escapara un grito al llegar al orgasmo. Yo no quería que acábese aquella iniciación como lesbiana sin que me dejase comerle el culito. Y mientras la masturbaba con una mano y le metía la otra por el culo, poco a poco fui acercando mi boquita y estuve dándole lametazos hasta que se corrió.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!