Juguete sexual de una jovencita muy viciosa

Laura me utiliza como juguete sexual. Cuando me llama yo acudo. Y después de follármela solo puedo esperar a que requiera de nuevo de mis servicios.

De un tiempo a esta parte, pienso que me he convertido en un hombre objeto, en el juguete sexual de Laura. Laura es una preciosa estudiante de último año del Grado de Arquitectura. La conocí un jueves universitario, iba con un grupo de amigas y tardé toda la noche en conseguir separarla de ellas.

Aquella noche empezamos una relación puramente sexual. Cuando mi teléfono suena ya se que he de dejar todo lo que esté haciendo y acudir a la llamada, como un perro a su amo.

Llego a su casa, me esta esperando. Al abrirme la puerta me vuelve a deslumbrar con su carita de ángel como el primer día. La beso en la boca y nos vamos directos al sofá. Allí estoy una vez más dispuesto a cumplir mi papel de juguete sexual. Seguimos besándonos mientras poco a poco la voy desnudando. Me entretengo chupando sus pezoncitos. Tiene unas tetas pequeñitas pero bonitas. Cuando le saco el pantalón, me levanto para desnudarme yo.

No me deja volver al sofá sin antes arrodillarse ante mi y meterse su juguete sexual en la boca. Empieza a hacerme un mamada despacito, con cariño. Puedo notar su lengua recorriendo suavemente mi glande. Mis testículos se ponen duros y mi respiración de acelera. Ya esta la mecha prendida. Todo esta preparado para que en cuanto se ponga a cuatro patas se la meta hasta el fondo de un golpe de cadera y sin más lubricación que la natural. Sus pechos se mueven en un vaivén hipnótico. Mis testículos golpean en su culito, la habitación se llena de jadeos y suspiros de ambos.

Tendida en el sofá, intenta relajarse mientras ahora soy yo el que hace todo el esfuerzo. La masturbo mientas cojo el ritmo de la follada. Hasta que sin pretender remediarlo, me acabo corriendo sobre ella. Como buen juguete sexual, se que ahora solo me queda recoger la herramienta y marcharme a mi casa a esperar que suene de nuevo el teléfono.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!