Jovencita rubia enculada después de una noche de fiesta

Salgo una noche de fiesta dispuesto a follarme a la primera que me entre por el ojo. Al final es una jovencita rubia la que me termina cazando a mi.

La otra noche no tarde en localizar a mi objetivo. Una jovencita rubia, con cara de viciosa, que iba con un grupo de amigas en el bar de moda de la ciudad. Mi primera tarea fue conseguir aislarla del grupo. Cosa que no me costó demasiado trabajo, pues parece ser que también habían salido de cacería. Lo segundo, invitarla a tomar algo para posteriormente subirla a mi casa. Esto último no fue necesario. Rechazó amablemente mi invitación pidiéndome que la acompañara a su piso, pues tenia unos juguetitos que estaba deseando estrenar con alguien.

Alucinando, me limité a seguir a la jovencita rubia hasta su casa. Un apartamento diminuto con una sola estancia, bastante desordenada. Ahora el que tomé la iniciativa fi yo. Tenia prisa por desnudarla, y en cuanto su culito vio la luz, no dudé ni un momento en empezar a meterle un dedo tras otro. Se notaba bastante apretadito, así que lubricándolo bien y con ayuda de un dildo que había en medio de todo el desorden, conseguí poco a poco ir dilatándolo.

Cuando consideré que ya estaba listo para recibir mi polla, me desnudé y la jovencita rubia empezó a chupármela sin demasiado entusiasmo. Lo que de verdad me estaba pidiendo era que me follara su culo. Y así fue como poniéndola a cuatro patas se la clave hasta el fondo durante un buen rato. Las lagrimas de dolor brotaban de sus ojos, y los gemidos de placer de su boca. Pero yo no había ido allí solo para reventarle el culo, quería el programa completo, así que cuando su esfínter se relajó, se la saqué y se la metí por el coñito. La chica, más relajada, me miró de tal forma que entendí que lo que quería era que le llenara boca de leche, así que mientras ella me chupaba los testículos me puse a masturbarme y con los primeros espasmos que anunciaban la corrida, se la metí en la boca.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!