Hermanas desesperadas

Mi hermana y yo habíamos vuelto a casa de nuestros padres para pasar las vacaciones. Allí pudimos comprobar, como Nico, el hijo delgaducho y enfermizo del jardinero de mi padre, había heredado el puesto de su progenitor y ya no era el chico enclenque que se dedicaba a observarnos a mi hermana y a mi...

Mi hermana y yo habíamos vuelto a casa de nuestros padres para pasar las vacaciones. Allí pudimos comprobar, como Nico, el hijo delgaducho y enfermizo del jardinero de mi padre, había heredado el puesto de su progenitor y ya no era el chico enclenque que se dedicaba a observarnos a mi hermana y a mi mientras nos bañábamos en la piscina cuando éramos unas adolescentes.

Una tarde, lo asaltamos mientras barría la terraza de la casa y le pedimos que nos acompañara al interior de la casa, pues íbamos hacer realidad sus sueños de adolescencia. El se intentó resistir un poco, pero en cuanto mi hermana se quito el pantaloncito y dejo su coño al aire, demostró que había perdido la vergüenza que controlaba sus actos de antaño.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!