Follándome a mi hermanita gemela

Mi hermana y yo lo hemos compartido todo en la vida, desde el momento en el que fuimos concebidos, y compartimos el útero de nuestra madre, hasta ahora. Aquella tarde, nuestro padres se habían marchado y nos habíamos quedado solos en casa. Como era habitual, aun no habían cerrado la puerta y mi hermana venia...

Mi hermana y yo lo hemos compartido todo en la vida, desde el momento en el que fuimos concebidos, y compartimos el útero de nuestra madre, hasta ahora. Aquella tarde, nuestro padres se habían marchado y nos habíamos quedado solos en casa. Como era habitual, aun no habían cerrado la puerta y mi hermana venia a buscarme a la habitación. Desde hace unos años, movidos por la curiosidad y tras un pacto entre ambos, nos habíamos dedicado a investigar el cuerpo del otro. Con el tiempo y gracias a las hormonas la curiosidad dio paso al deseo, y el deseo al sexo.

Yo estaba durmiendo, y ella se desnudó y se metió en la cama conmigo. Empezó a acariciarme la espalda y poco a poco una de sus manos fue buscando mi polla. En ese momento me desperté y le dije lo mucho que me gustaba que me despertase así. Me giré y el hice notar el empalme que llevaba, hice las sabanas a un lado y cogí la cámara de la mesilla de noche, tenia toda una colección de mamadas hechas por mi hermana, aquello creo que nos excitaba aun más si cabía . Me encanta meter mi polla entre sus enormes tetas pero lo que relamente me vuelve loco escucharla gemir mientras la dejo elegir por donde quiere que se la meta.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!