Follando en las clases de golf indoor

Voy a casa de una clienta dispuesta a recibir una clase de golf de un profesional, pero su interés estaba en mis pelotas en lugar de las del juego.

No era lo habitual, pero el cliente siempre manda. Y aquella alumna se había empeñado en recibir clases de golf bajo el techo de aquella lujosa mansión. Cuando llegué ya lo tenia todo preparado, hasta iba vestida de golfista, con una minifalda que no dejaba nada a la imaginación, un polo y una visera.

Entramos enseguida en faena, me coloque detrás de ella, y mientras le indicaba como debía de coger el palo ella restregaba sus apretadas nalgas sobre mi paquete. Al notar que mi polla reaccionaba poniéndose dura, se giró y se fue directa a comerme la boca.

Nos dejamos caer en el sofá mientras nos arrancábamos la ropa. Yo me metía en la boca sus pechos mientras ella me hacia una mamada. Cuando intenté follarle la boca le entraron un par de arcadas, y dejando que recuperara el aliento me dispuse a saborear aquel coño de golfista. Con un green bien depiladito, y una hoyo que estaba esperando que empujara mi hierro ocho dentro de él.

Me la estaba follando a un ritmo frenético, pero aun así sentía la necesidad de meterle mas caña. La puse a cuatro patas y sin lubricación de la metí enterita por el culo. Ella no dijo ni mu, únicamente intento zafarse cuando notó que me fallaron la fuerzas, y tuvo el tiempo justo para que mi corrida hiciese un hoyo en uno en su boquita. No había sido el mejor polvo de mi vida, pero sí la clase más entretenida.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!