Follando con mi hermana adoptiva en mi nuevo apartamento

Estreno mi nuevo apartamento de soltero follándome a mi hermana adoptiva. Cuando nos pasamos al sofá, ella me cabalgó hasta que me corrí en su boca.


Desde que mis padres me acogieron en casa, me he sentido muy unido a mi hermana adoptiva. Desde el primer día se convirtió en mi mejor amiga y en mi confidente y, con el tiempo, en mi amante. No tengo muy claro lo que dirían mis padres si me vieran follando con mi hermana, pero eso a nosotros no nos importa.

Había quedado con ella para enseñarle el apartamento al que me había mudado. La vida parece irme bien y conseguido emanciparme. Ella se quedó sorprendida al verlo, no paraba de abrir y cerrar las puertas de los armarios de la cocina, cuando me acerqué por detrás, y metiendo mis manos dentro de sus pantaloncitos le propuse estrenarlo.

A ella le entró una risita nerviosa mientras mis dedos acariciaban su chochito depilado. Se tuvo que apoyar contra la encimera para no caerse, y su reacción fue la esperada. Sin tener que pedírselo, me bajó los pantalones y de mis calzoncillos sacó un enorme trozo de carne erecta que no dudo en meterse en la boca. Tenia habilidad a la hora de chupar una polla tan grande, pues solo se introducía el capullo en la boca y se limitaba a acariciar el resto.

La levante en volandas, y sentándola en la esquina que hacían los muebles de la cocina, abriéndola bien de piernas, se la fui metiendo por el coñito. Ella no paraba de suspirar, ahogando en todo momento los gritos de dolor entre sollozos, hasta que se acostumbró a tener mi polla dentro.

Cuando nos pasamos al sofá, ella sola brincaba sobre mi polla mientras se acariciaba con una mano para darse más placer. Cuando le avisé que me iba a correr, se dio la vuelta sacándose la polla de su coñito y con la boca bien abierta, recibió toda mi corrida sobre el piercing que llevaba en la lengua.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!