Follando con la reina de las fiestas

La noche de fiesta había sido larga, pero había se alargo un poco más follando con la más guapa de las fiestas, hasta que despuntó el Sol del amanecer.

Había hecho una apuesta con mi amigo y acompañante, de que antes de que terminaran las fiestas, la protagonista principal iba a ser enculada en mi cama. La primera noche, ella se vino a mi hotel vestida únicamente con el diminuto conjunto que llevaba en el momento de ser coronada. El cachondo de mi amigo se había empeñado en grabarlo todo con el móvil y nosotros no pusimos ningún reparo. Me costó un poco deshacerme de él pero una vez liberado de él, la puse mirando “pa cuenca”. Mientras ella observaba el tráfico que circulaba por delante del hotel, yo me dediqué a lamerle el culito, preparándola para lo que venia después. Para mi sorpresa me encontré un esfínter bien dilatado, a la chica se ve que le molaba que le reventaran el culo, y no la iba a hacer esperar.

Mientras mi polla entraba y salía, la ella se mostraba impasible. Mis manos acariciaban sus pechos bamboleantes al ritmo de los golpes de mi cadera. Nos dejábamos caer sobre la cama. Mientras yacíamos, mi polla alternaba entre su culo y su coñito. Ella me miraba fijamente y yo no me podía resistir a saborear sus labios.

Mi polla seguía alojada en su culito cuando se puso a masturbarse. Notaba como su culito se contraía sobre mi polla y eso hacia que me la follase más y más duro acercando irreversiblemente el final. Pero ella se resistía a dejarse llevar, y me exigía más caña. Llego un momento en el que no pude resistirlo más y terminé derramando mi corrida sobre su culazo. Sin duda, el año que viene volvería para follarme a la nueva reina de las fiestas y a la anterior si hacia falta.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!