Espiando a mi hermano mientras folla con una joven rubia

Me pillan mientras me masturbo espiando a mi hermano y a su amiga cuando están follando, proporcionándome un espectáculo difícil de olvidar.

Cuando llegué a casa escuche gemidos procedentes de la habitación que comparto con mi hermano. No es la primera vez que aprovechando que está la casa vacía se trae a alguna amiguita para follársela. Como yo no me como un rosco, aprovecho cuando tengo la oportunidad y disfruto espiando a mi hermano mientras me masturbo.

Aquella tarde, cuando me asomé por la rendija que quedaba en la puerta pude ver como la afortunada se metía hasta las amígdalas la tranca de mi hermano. No podía verla bien, pero tenia pinta de tener un buen cuerpo. Cuando se cansó de mamar, mi hermano la puso a cuatro patas y empezó a follársela, la tía no se movía, pero no para de gemir. Disimuladamente me saqué la polla y empecé una lenta paja intentando llevar su ritmo y fantaseando que era yo el que se la estaba follando.

Ella parecía bastante sosa, y justo cuando pensaba que se iba a acabar durmiendo mientras mi hermano le daba por detrás, se giró y volvió a meterse la polla en la boca. Cuando mi hermano se la volvió a meter, ambos se quedaron mirando hacia donde yo estaba, por un minuto pensé que me habían pillado, pero enseguida volvieron a lo suyo, y yo me pude centrar en los botes que daban los pechos de la rubia que se estaba follando mi hermano. Cuando ella se subió encima de mi hermano y se puso a cabalgarlo, podía ver como la mirada de mi hermano se perdía en la vacío y se retorcía de placer. La chica contraía sus caderas estrujando la polla de mi hermano, y gemía como una puta. Cuando él no se pudo resistir la tumbó levantándole las piernas y acelero el ritmo hasta correrse dentro de ella.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!