Enseñando a follar a mi hermanita en el salón de casa

Mis manos han ido primero a sus pechos, y luego han bajado hasta perderse en su húmedo coñito. Estaba enseñando a follar a mi hermana.

Hoy es un día muy especial para mi. Tengo una cita romántica. Pero no una cita con cualquiera. Una cita con mi hermanita pequeña a la que estoy enseñando a follar. Y es que, estas cosas mejor aprenderlas en casa. Solo de pensar en que cualquier imbécil pueda hacerle daño, pegarle cualquier cosa o dejármela preñada me hace hervir la sangre.

Como para cualquier otra cita, nos hemos arreglado para la ocasión. El lugar de encuentro era el salón de casa de nuestros padres. Ella llevaba un bonito vestido escotado, que además dejaba ver sus preciosas piernas. Me he acercado despacito por detrás de ella, y cuando se ha girado en busca de mi boca, le he entregado un ramito de flores. Como cualquier pareja de amantes.

Mientras nos besábamos, mis manos han ido primero a sus pechos, y luego han bajado hasta perderse por debajo del vestido en busca de su húmedo coñito. Ella muy nerviosa pero confiada se ha dejado hacer. AL fin y al cabo el que la estaba enseñando a follar era su hermanito. Le he sacado las tetas mientras la masturbaba por encima de la braguita. Luego ha sido ella la que ha metido la mano en mi pantalón en busca de la polla de su hermanito. Ha empezado a acariciarla con su mano húmeda mientras nos seguíamos besando. He de reconocer que sabe como hacer que un hombre se vuelva loco tocándole la polla.

Se ha tumbado sobre el taburete, y boca abajo ha empezado a lamer el tronco de mi falo. Ha dejado caer mis pantalones y me ha chupado los testículos antes de meterse mi polla hasta el fono de la garganta. En ese momento parecía que era ella la que me estaba enseñando a follar. Encima de los taburetes ha sido donde por fin me la he follado después de saborear su coñito. Me hubiese gustado poder pasar mas rato lamiendo ese clítoris, pero ella estaba deseando que se la clavara. Y así ha sido. Primero me la he follado por su apretado coñito. Para después de un rato, pasar a su virginal culito. Ella se dejaba hacer y eso a mi me volvía loco. La excitación ha llegado hasta tal punto que me he corrido en su culo.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!