Enorme polla negra taladra a esta jovencita

Tengo una enorme polla negra con la que me encanta follarme jovencitas. Notar como mi polla toca el fondo de su garganta hace que me corra de gusto.

Considero que no llevo una mala vida, vivo en una lujosa casa a la que suelo traer a mis conquistas. Me acabo de echar una nueva novia. Es más joven que yo, ya que apenas ha terminado el instituto. Pero su nivel de zorrería hace que sea irresistible para mi y para mí enrome polla negra.

Ella es muy juguetona, y ese cuerpo de post-adolescente me vuelve loco. Me encanta que vista con mayas o en bañador, resaltando bien su figura. Que venga a buscarme cuando mi cuerpo aun desprende el frescor de una buena ducha y empiece a acariciarme. Mientras yo saboreo sus pechitos, pequeños y duros, ella suelta la toalla que llevo anudada ala cintura y deja al aire ese gran trozo de carne que es mi enorme polla negra.

Necesito poco para calentarme y conseguir que mi enorme polla negra se ponga erecta. Apenas unas caricias y empieza a palpitar mientras mi gran capullo negro choca contra mi estomago. Me encanta que intente metérsela en la boca, esta chica tiene unas buenas tragaderas. Cuando noto la punta chocar contra el fondo de su garganta no puedo evitar dejar escapar algún gemido. Entonces ella se la saca mientras intenta recuperar la respiración, se mete en la boca mis gordos cojones negros.

Ya está casi lista, soy yo el que le quita el bañador. Y sentado en el sofá dejo que ella misma se ensarte mi enorme polla negra en su joven coñito tragón. Ni de coña le entra entera, pero a ella le gusta que la folle duro. No seria a la primera que la desgarro por dentro, pero este no es el caso. Hasta que, al final, como toda buena enorme polla negra, le suelto una corrida abundante sobre su boquita.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!