Engañando a mi mujer con la secretaria

Iba a engañar a mi mujer. Me llevé a la secretaria de vacaciones. Nos pasamos todo el tiempo follando en el hotel en la mejores vacaciones de mi vida.

Mi mujer hace tiempo que pasa de mi, solo me aguanta por mi dinero. Y yo estoy cansado de cada verano hacer lo que ella quiere. Asique, este año había reservado una semana de hotel en una capital del centro de Europa. Cunado ella me dijo que no pensaba venir, no lo dude e invité a mi secretaria.

Mi secretaria es una preciosa joven rubia. Tiene unos pechitos redonditos preciosos y un culito muy follable. Pero sobre todo, estaba dispuesta a satisfacer todos mis deseos.

Nada más hacer el check-in en el hotel, subimos a la habitación. Mientras ella guardaba su ropita yo la observaba tendido sobre la cama. Cuando termino, empezó a desnudarse delante mío. Mi polla estaba a reventar. Estaba desenado que me dejase probar su cuerpo. Y no tardó en hacerlo.

Se subió encima mío. La humedad de su coñito traspasaba mis pantalones. Acercó sus pechos a mi boca y me deleite mordiendo sus pezoncitos, mientras, ella movía sus caderas sobre mi polla y mi excitación iba en aumento. Poro a poco, me fue desnudando, y cuando me tenia como mi madre me trajo al mundo, se introdujo mi polla en la boca y me hizo la mejor mamada de mi vida.

No tardó en subirse encima de mi para cabalgarme, pero yo lo que quería era follarme su culo. Se puso a cuatro patas, y sin apenas lubricación se la fui metiendo por el esfínter mientras ella gemía de gusto. Follar con aquella joven me estaba haciendo rejuvenecer a mi. Mi polla solo abandonó aquel culito de infarto cuando llego la hora de correrme, que lo hice esparciendo mi corrida sobre su vientre.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!