Enculada brutalmente el día de su divorcio

Esta mañana ha salido la sentencia de su divorcio. Ahora Susana necesitaba era una buena enculada, lo estaban pidiendo sus ojos y su estado de excitación.

Esta tarde ha venido a hacerme una visita Susana. Esta mañana ha salido la sentencia de su divorcio y a conseguido quitarle al cornudo de su exmarido la custodia de sus hijos, el coche, la casa y el chalet de la playa. Ahora lo que necesitaba era una buena enculada,o al menos eso estaban pidiendo sus ojos y su estado de excitación.

Ha empezado a comerme la polla con la seguridad con la que lo hace alguien que ha conseguido un triunfo en su vida. Esta madre soltera, es una pelirroja de infarto, que hace mamadas como los ángeles y a la que le encante el sexo anal. Y para una buena enculada, lo importante es una buena lubricación. El aceite corporal es perfecto, y en segundos nuestros cuerpos ya brillabas.

Mientras ella seguía enganchada mi polla, yo empezado a extender el aceite por su culito mientras probaba a meterle primero uno y luego varios dedos. Para conseguir que se relajara para poder ser enculada, mi lengua se ha esforzado en hacerla gemir como una puta mientras le comía el coño. Todo estaba listo al fin, mi polla no ha encontrado demasiada resistencia para entrar en su culito, pero pese a ser habitual entre nosotros el sexo anal notaba cierta presión que me ponía a mil.

Un cambio de postura y otra pasadita de su lengua por mi polla han hecho que me relajase y pudiese continuar con mi enérgica faena. Esta vez mientras me la follaba acariciaba su clítoris con mi mano, consiguiendo que fuese ella la que se corriera. Ambos estábamos dándole un ritmo frenético a la enculada. Y al final he tenido el tiempo justo para sacar mi polla de su culo y metérsela en la boca para que degustase toda mi corrida mezclada con el aceite corporal.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!