Empezando el año con una zorrita en la cama

El año no podia empezar mejor. Tenia a una jovencita desconocida para mi solo y para mi pollón. Follamos hasta que me corrí en su boca entre gemidos.

Después de una noche de fin de año excepcional, no hay nada como quitarse la resaca follando con una joven zorrita, a la que no conoces de nada, y a la que probablemente no vuelvas a ver en la vida.

Nada más llegar a la casa que había alquilado para las fiestas, me pidió que le sirviera un vaso de agua. Le indiqué donde estaba la cocina, y allí mismo sobre el fregadero empecé comiéndole la boca, y rebuscando bajo su minifalda un joven coñito rasurado al que meterle mi tranca.

Nos fuimos para la habitación, donde una vez libres de casi toda nuestra ropa. ella estuvo comiéndose mi pollón como una campeona, aguantando las inevitables arcadas que le producían mis embestidas.

Haciéndole a una lado las braguitas, probé el sabor de su delicioso coño antes de de follárrmelo. Ella no paraba de gemir, aquel concierto de Navidad tan peculiar seguro que acabó despertando a los vecinos. Aquella chica, de la que ni siquiera recuerdo el nombre me hizo empezar el año con un polvo espectacular, y la recompensé llenándole la boquita con mi leche recién ordeñada de mi cipote. Ella no dudo en tragársela toda antes de vestirse y marcharse hasta, ¿quién sabe?, el año que viene.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!