Sueño erótico en el que me follo a mi dueña

Ella tiene un sueño erótico en el que pega el polvo de su vida con una lámpara maniquí. Se la folla de la forma mas salvaje, entre gritos y sudores.

Aquí estoy, desde el día que me compraron. Mi dueña me trata como a un mueble más, cuando en realidad soy una lámpara. A ella le gusta sentarse a leer bajo la luz que irradio. Y yo mientras tanto la vigilo sin perder en ningún momento la compostura. No son pocas las veces en la que bajo el sopor de la historia, ella se queda dormida. Y no tengo ninguna duda de que esta teniendo un sueño erótico. Y es un sueño erótico conmigo. Sueña que cobro vida. Que ya no soy ese trozo de plástico translucido que desprende una luz amarillenta. Soy un apuesto joven que vela por ella. Que se acerca su lecho y le acaricia las piernas. Que va subiendo hasta quitarle su ropita. Y una vez con todo su tesoro al aire, la despierta con el mejor cunnilingus de su vida. Ella no se sorprende. Me acaricia la cabeza, mientras mi lengua juguetona estimula su clítoris.

Poco a poco se va a animando, hasta que su boca entra en juego. Saborea mi polla con suavidad, solo como una dama podría hacerlo. Su lengua recorre mi glande mientras me masturba con una mano. Y cunado mi polla ya esta en su máximo esplendor, me la follo de la forma mas salvaje, entre gritos y sudores. Cuando por fin descargo toda mi corrida sobre ella. Mi leche parece tener un efecto somnífero y se va quedando dormida, de nuevo, conforme se la va llevando a la boca con el dedito. Cuando despierte, allí estaré yo velando por nuestro amor imposible.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!