El último polvo

Allí estaba yo, esperando en el sofá de mi casa a que llegase Juan. Esa mañana le había mandado un SMS para decirle que lo nuestro no podía continuar. Él me había contestado que necesitaba hablar conmigo en persona y yo había aceptado pues me parecía más humano. EL motivo de esta ruptura no es...

Allí estaba yo, esperando en el sofá de mi casa a que llegase Juan. Esa mañana le había mandado un SMS para decirle que lo nuestro no podía continuar. Él me había contestado que necesitaba hablar conmigo en persona y yo había aceptado pues me parecía más humano. EL motivo de esta ruptura no es otro que el llevar dos meses liada con el mejor amigo de Juan. Él todavía no lo sabe, ni siquiera creo que lo sospeche, pero soy incapaz de llevar dos relaciones al mismo tiempo, y la verdad que la fogosidad de juan se ha ido apagando después de 6 años. Seis años en los que me ha tenido en un pedestal y en los que estoy segura que no ha pensado en otra cosa que no sea en mí. Pero todo tiene un final.

Cuando le he abierto la puerta, me lo encontrado llorando y con los ojos rojos como tomates, le he dicho que pasara y nos hemos sentado a hablar en el salón. Le he ofrecido y vaso de agua para que se calmara. Ha sido media hora de porqués y de perdones. No tenia ganas de contarle la verdad pero me ha costado mostrarme evasiva.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!