El peregrino mudo y la posadera puta

Era bien de noche, a eso de las doce, cuando llamarón a la puerta de Claudia. Pensó que seria otro peregrino rezagado al que no le había dado tiempo a llegar al siguiente albergue. A abrir la puerta le aguadaba un chico joven con una mochila al hombro y que debía ser extranjero, pero en...

Era bien de noche, a eso de las doce, cuando llamarón a la puerta de Claudia. Pensó que seria otro peregrino rezagado al que no le había dado tiempo a llegar al siguiente albergue. A abrir la puerta le aguadaba un chico joven con una mochila al hombro y que debía ser extranjero, pero en realidad no lo sabia pues no decía ni palabra. Claudia cansada y acostumbrada a la rutina de dar cobijo a la gente, lo cogió de la mano, le dijo que pasará y lo llevo a una habitación en la buhardilla. Mientras subían las escaleras pudo notar como el chico miraba fijamente por debajo del vestidito que llevaba esa noche y no pudo evitar que se le escapara una sonrisa, pues el chico debió comprobar que no llevaba bragas.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!