Desvirgo a la mejor amiga de mi hermana pequeña

Le prometi a la amiga de mi hermana que su primera vez seria conmigo. Después de una mamada apoteósica y una follada que le hace llorar de felicidad.

El día había llegado. Andrea venia a cobrarse una antigua promesa que nos hicimos cuando aun éramos unos críos. Es la mejor a miga de mi hermana pequeña. Les saco 4 años las dos, y desde que la conocí no ha dejado de insinuarme que esta enamorada de mí. La obsesión llego hasta tal punto que me hizo prometerle que seria yo el que la desvirgase el día que cumpliese la mayoría de edad.

Tenía la esperanza de que no se acordase, aunque tiene un cuerpo de escándalo, a mi me van las maduritas. Prueba de ello es que me he follado a alguna amiga de mi madre. Pero en fin, las promesas están para cumplirlas y la chica se lo merece. Le dije que fijase el día y la hora. A lo que ella me contestó que aquí y ahora. Mientras se sentaba en mis rodillas, como cuando era pequeña, y me dejaba ver las tetas. Aquellos pechitos redondos  estaban haciendo crecer mi polla dentro del pantalón, y la muy zorra lo estaba notando.

Llevó una de mis manos a sus pechos, yo los acariciaba como en trance. Cuando le dije que porque no nos poníamos más cómodos. Fuimos al sofá, y allí seguí acariciándole los pechos y lamiéndoselos. La puse de pie y le baje las braguitas sin quitarle el vestido. No pude evitar hundir mi cara en ese precioso culo. Ya sin el vestido, pude comprobar mientras intentaba meter mi lengua en su coñito como se había tatuado mi nombre en el pubis y la fecha de hoy. No podía creerme lo coladita que estaba esa chica por mi.

Me baje los pantalones mientras contemplaba mi polla erecta. En cuanto me volví a sentar se lanzó a comérmela como toda una profesional. Me costó que se la sacara de la boca, pero había llegado el de que me la follara. Recostada como estaba en el sofá se la metí bien hasta el fondo mientras de sus ojos brotaban unas lagrimas de felicidad. Estuvimos un buen rato, pero yo no quería que aquello terminase así. Ese culazo debía de ser mío y mi polla iba a reclamarlo como pago por el servicio que le hacia a la amiga de mi hermana

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!