Cuando leí el anuncio aquella mañana en un periódico gratuito en el metro no le di la mayor importancia. Pero conforme iban pasando las horas, no podía pensar constantemente en él y me estaba empezando a excitar. En mi cabeza ser desvirgada por un desconocido había dejado de ser parecerme una locura y empezaba a convertirse en una fantasía.

Cuando llegué al centro de negocios, di en recepción mi nombre y me indicaron que subiera al tercer piso. Llamé a la puerta y me abrió un chico joven, con un cuerpo escultural trabajado en el gimnasio. Y solo llevaba unos slips que desaparecieron en cuanto cerró la puerta. Tenia un polla gorda, y al ver como se le iba poniendo dura empecé a sentir cosquilla en el bajo vientre. Poco a poco me fui quitando la ropa. Él me esperaba masturbándose en un sofá. Ya desnuda pero segura de mi misma. Demasiado, para ser mi primera vez. Me acerqué sofá y me subí encima de él. Todo estaba preparado, las webcams grabando, y una gran polla apunto de traspasar mi virginal coñito. Mientras me la iba metiendo no pude evitar soltar un suspiro de alivio. Ya la tenia toda dentro y poco a poco iba empezando un rítmico movimiento de caderas. Con una mano me levantaba una pierna, mientras con la otra acariciaba mis pechitos. A la vez que me susurraba al oído que estuviera tranquila que lo estaba haciendo muy bien y lo iba a disfrutar. El resultado lo puedes ver tu mismo. Mi primera vez quedo grabada para posteridad ante cientos de testigos.

97359
Jovencitas
Corridas
Morenas

Videos relacionados: