Amiga viciosa me despierta con una mamada

Sandra es una amiga viciosa. Ya el día que la conocí ya me acabo haciendo una mamada. Desde entonces somos muy buenos amigos. Viene a mi casa cuando quiere.

Sandra es una amiga  viciosa. Ya el día que la conocí ya me acabo haciendo una mamada. Desde entonces somos muy buenos amigos. Viene a mi casa cuando quiere. Nuestra confianza es tanta que hasta la di un juego de llaves.

El otro día, esta miaga viciosa, llegó, entró por el jardín, se sirvió un combinado en el mueble bar de la piscina y se quito la mayor parte de la ropa. Entró por el salón llamándome a gritos. Yo estaba echando una cabezada en el sofá y decidí seguir haciéndome el dormido. Se de sobra que cuando quiere que le haga caso lo más fácil es que termine haciéndome una mamada.

Una vez dentro de casa, cunado llegó a la altura de sofá allí me encontró. Entre abrí lo ojo y  vi a mi amiga viciosa igual de preciosa que siempre, pero si cabe un poquito más excitada que de costumbre. Se subió a gatas al sofá, y poco a poco fue viendo hacia donde estaba yo. Iba riéndose, y despacito, entre dientes dijo que qué lástima. Que alguien se iba a perder una buena mamada.

Ella se deshizo de mis manos, y suavemente se fue metiendo mi polla en su boca. Acariciándome con sus labios el frenillo. Era una mamada hecha el con cariño  de una amiga viciosa y se notaba. Poco a poco se la metió toda, hasta dar con su nariz en mis testículos. Ahí cambio todo, empezó a aumentar el ritmo hasta que termino convirtiéndose en una mamada salvaje. Me tuve que levantar para permitirle una postura más ergonómica para que le entrase bien mi polla. La tía quería caña, o la frenaba o me acabaría arrancando la polla de una bocado. Saqué la polla de su boca, le di la vuelta y se la metí por su coñito de un solo golpe. Ella no dejo de gemir mientras me la follaba.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!