Adicta al sexo obliga a su novio a que se la folle

Esther, que pese a tener la decisión bien tomada y no estar dispuesta a echarse a tras, no renunció a un buen revolcón con su novio al que queria dejar.


Esther es una joven rubia. Desde hace cuatro años mantiene una relación con su amigo de la infancia, Pablo. Y desde hace dos viven juntos. Pero desde hace un par de meses que las cosas no van bien. Cada vez que Esther siente esa necesidad insaciable de que su chico le pegue un buen polvo, Pablo parece evitarlo a toda costa.

Esther a probado de todo. A hacerle arrumacos en el sofá mientras ven la tele, a lo que el responde haciéndose el dormido. A esperarlo en bolas, en la cama, con su juguetito preferido abierta de piernas y masturbándose. Y ese es el recurso que le queda, masturbarse imaginando que folla con su chico. Esther estaba harta, es adicta al sexo y necesita a alguien que le preste la atención que ella necesita.

El domingo por la mañana, Esther jugo su ultima baza. Mientras Pablo leía la prensa por internet tumbado en la cama, Esther sacó su maleta del armario, y dirigiéndose a su novio le dijo que habían terminado. Que se iba de casa, a buscar a otro hombre que la satisficiera. Pablo, en una hábil maniobra, la interceptó antes de que llegase a la puerta. Le dijo que no iba a ninguna parte, y que iban a echar el polvo de su vida. Todo esto mientras Ester podía notar su pollón morcillón por debajo del bóxer.

Ya en la cama, y una vez pablo la hubo desnudado casi por completo. Mientras se comían mutuamente la boca, los hábiles dedos de él viajaban a través de su vagina, hasta que los primero gemidos de placer escaparon de la boca de Esther. Pablo estaba dispuesto a que en esta ocasión la que disfrutara fuese ella, así que se esforzó todo lo que pudo a la hora de comerle el coño. Pero, que diablos, él también estaba caliente, el afrodisiaco natural que habia comprado estaba haciendole su efecto y mientras saboreaba sus flujos empezó a masturbarse. Pero Ester no es solo adicta al sexo porque le gusta que se la follen y le coman el coño. Es adicta porque le encanta también una buena polla alojada en la boca, Y tragar como si no existiese un mañana hasta que le entran arcadas. Le gusta que le revienten el culo y le follen duro. Es ninfómana porque le encanta el sabor del semen de su chico.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!