A mi hermanita le gusta mi leche después de clase

A mi hermanita le gusta mi leche para merendar cuando nuestros padres no están en casa. Su culito tragón consigue que me corra en un tiempo record.

Estrella es mi hermana. Es muy promiscua, siempre está cambiando de novio. Y entre uno y otro siempre me suelo acabar colando yo. A mi hermanita le gusta mi leche, y cuando llega después de clase, nos encerramos en el cuarto de baño para jugar a un juego al que no es habitual que jueguen dos hermanos.

Solo de verla sonreír mientras se manosea las coletas de colegiala ya se me pone dura. Entonces ella me dice que ha sido una niña mala y que quiere que la castigue, mientras pone el culito en pompa y se quita las braguitas.

Yo tomo el primer bote de aceite corporal que pillo y empiezo a extenderlo por su culazo, hasta que ya no puedo resistirme al meterle mi lengua hasta el fondo. Entonces, le toca a ella responder, hincando las rodillas en el frio suelo, libera mi polla y se la traga cuando está bien dura, hasta el fondo de la garganta. Disfruta lamiendo mi gordo capullo como si fuera una piruleta, antes de que me la folle. Al vernos faltos de espacio para el polvo brutal que estamos echando, sin sacársela, nos vamos al salón.

Allí es ella la que mueve el culito atrapando mi polla a veces en su esfínter a veces en su coñito. Yo no puedo evitar estremecerme de gusto y ponerme a culear como un loco. Entonces ella de nuevo toma el control cabalgándome, y yo me entretengo lamiendo sus pezoncitos y sobando sus suaves pechos. El orgasmo se acerca y le pido que se arrodille de nuevo para darle la merienda. Ella, haciéndome caso no deja escapar ni una sola de las descargas de mi polla, tragándose toda mi leche calentita.

Sitemap | Contacto | © 2011 Pornodosis - Adictos al porno!